Incendio España

Estamos en una época en la que la economía no pasa por su mejor momento, pero no para todos es igual.

Una época y una economía, centrándonos en la española, que es controlada por la Unión Europea. Aunque más que controlada, podríamos decir que se trata de que el fuego de España lo va a intentar sofocar Europa.

Lo que no sabemos, es lo que va a costar el agua derrochada, y si se está echando donde está el fuego, porque buena parte de ella, en lo escarpado y enmarañado del sistema montañoso, seguramente vaya a parar al río que ya lleva agua. Por lo que no se está optimizando el gasto, ya que agua al agua sólo es más agua que no soluciona nada.

Y es que, en este fuego los incendiarios no son responsables, ni juzgados, ni penalizados. A diferencia de un fuego de los que nos azotan cada verano, en este los dañados, a los que les han quemado sus fincas, además de quedar desnudos y desvalijados en la calle con lo puesto, van a ser castigados cayendo sobre ellos el peso de esa responsabilidad “porque hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” como decía algunos meses atrás cierta persona.

En este caso, las ayudas son para los incendiarios.

Puede ser cierto que, responsables de este incendio, en cierta manera podamos ser todos, pero no en igual medida. Y, ciertamente, los que menos han quemado son los que hasta ahora más han pagado y los únicos que lo van a hacer.

Aceptemos que todos somos responsables, pero vamos a analizar el diferente peso:

  • Las familias, culpables por pedir créditos que les estaban dando con suma facilidad, endeudándose toda  su vida y que no analizaron si podrían amortizarlos.

Ellos ya están pagando, les han quitado sus viviendas y aún les queda deuda por pagar. Se ven en la calle a menudo, con descendencia. Con suerte tienen que volver a casa de familiares.

  • Las empresas, igualmente, se han endeudado con la ansiedad de crecer y aumentar  sus ingresos.

Ellas, pagan ese exceso con su disolución, desaparición, quiebra,…

  • Sistema bancario, no voy a definir la culpabilidad de estos y que cada uno tenga sus conclusiones sobre la responsabilidad que tienen en el incendio que antes se nombraba.

El sistema bancario, entidades, directivos políticos ¿cómo paga? Les destinan los miles de millones del rescate, sumados a los ya aportados del FROB.

Estos últimos son el agua del río, a la que va más agua. El incendio así no se apaga.

¿No se parece esto, a esos casos en los que los mismos incendiarios son los mismos que luego dan parte al seguro para cobrar “del seguro”? ¿Eso se llama fraude?

¿Deben los pilotos de los aviones que traen el agua, seguir haciendo caso a las instrucciones de los incendiarios sobre dónde tirar el agua?¿ O acaso son también ellos incendiarios?

Este es el primer post de un servidor. Prometido que los posteriores serán más breves y mejores, aunque sea sólo por la experiencia.

Gracias!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s